Un volcán entra en erupción en una isla cerca de Groenlandia y en Europa se cierran los aeropuertos: “El mayor caos aéreo en la historia de Europa”.  Pero aún más… ¿qué supone que un volcán así entre en erupción para el fenómeno del calentamiento global? ¿Además de cenizas, qué está emitiendo este volcán? ¿O qué emisiones se han dejado de emitir debido a la cancelación de tantos vuelos?

En esta infografía (a menuda, vale más una imagen que muchas palabras) se puede comprobar cómo un volcán puede ser un elemento a tener en cuenta cuando se plantean medidas de mitigación y adaptación al cambio climático. El ser humano es impredecible en muchos sentidos, pero predecible en la mayoría. Pero un volcán, un elemento de la naturaleza… no lo es. Bien, dejemos las reflexiones… y pasemos a ver la imagen clave. ¿Qué opináis? No deja indiferente. Espero que no caiga en manos de aquellos a los cuales no les interesa el discurso de “mitigar el cambio climático” porque lo veo venir: “total, si peta un volcán y emite tanto CO2, para qué actuar y reducir las emisiones… si en cualquier momento puede entrar en erupción el vecino”. Bien, sólo añado que la parte invertida de la infografía muestra cómo un parón de unos días en los vuelos de Europa ha supuesto una reducción superior a las emisiones del propio volcán. Encuentro que esta imagen tiene muchas lecturas, yo ya he hecho la mía: la naturaleza nos domina más de lo que pensamos… a ver si nos damos cuenta ya. Por cierto mañana vuelo… espero.