Philips apuesta por el diseño de hogares pensados como seres vivos. Como máquinas biológicas que se nutren, procesan y reciclan sus desperdicios. De hecho, como hace la naturaleza. Árboles, microbios, hormigas, etc. desarrollan su actividad vital durante segundos, minutos o muchos años sin impactar negativamente en el entorno. ¿Por qué no puede hacerlo una casa?

La “Casa Microbiana” de Philips se presentó en la Semana del Diseño Holandés (DDW), concretamente en la galería Piet Hein Eek (Eindhoven), a finales de octubre. Esta casa futurista está pensada hasta el menor detalle: iluminación, conservación de alimentos, higiene, limpieza, reciclaje. Se trata de una apuesta por la ecología doméstica: cada función de la casa nutre a la siguiente. Todo está conectado. Nada se desaprovecha.

De momento me parece un concepto muy interesante y estéticamente es delicioso. Ahora cabe esperar que llegue a ser realidad, aunque su diseño finalmente no sea tan “microbiano”.

Más información en Vivienda Única y en Europa Press.