La Economía verde, basada en principios como la sostenibilidad y la equidad, está en entredicho. Aún se considera en muchos casos como una alternativa débil y utópica al actual modelo productivo. Pero, no es así. Y ejemplo de ello son las empresas con beneficios que ya se han sumado a este modelo. En el artículo “Dolce far niente” o economia verda?” de Frederic Ximeno, publicado hoy en ARA, se puede comprobar como un nuevo modelo económico y social se está imponiendo en muchas empresas. Y no se trata de empresas de pocos trabajadores con propuestas anecdóticas. No. Se trata de grandes empresas que han incorporado la sostenibilidad como core business de su actividad y no lo han hecho por quedar bien, lo han hecho porque quieren tener beneficios, sobrevivir, ser competitivas, y asumir su responsabilidad en la conservación del entorno y en la transformación del mercado. Si resulta que a esto se le llama ser ingenuo, pues bienvenida sea la ingenuidad. Y me parece que el futuro será de los ingenuos… me sumo!

En este breve post quiero compartir algunas propuestas de diseños de producto que van más allá, que proponen un cambio de paradigma, que suman en todos los sentidos… que invitan a la reflexión. Aún no se trata de productos de producción masiva, pero sí son una muestra de nuevos planteamientos, de cómo pensar antes de diseñar y producir nos beneficiaría a todos. ¿Envases que se convierten en el producto que contienen con residuo cero? ¿Diseños basados en cartón? ¿Papeleras recuperadas con materiales naturales que provienen del comercio justo? Ves, home, ves… 😉

El diseñador David Gardener ha diseñado una lámpara cuyo envase de pasta de papel es ella misma, the Packaging Lamp.

Diseñada por el estudiante universitario Jake Tyler, la compañía británica Vax acaba de lanzar la Vax Ev, que es la primera aspiradora de cartón corrugado. El envase de la aspiradora forma parte del propio producto, de manera que la caja del producto no se convierte en un residuo immediatamente. Además el aspirador de cartón se puede montar sin pegamentos y sus partes mecánicas son de nylon plástico puro, que es de eficiente fabricación y también es reciclable.

Diseñadas por el alemán Cordula Kehrer, los materiales Rattan y Plastico reciclado. Estas papeleras han sido fabricadas por indigenas filipinos de la tribu Aeta a través de la ONG Preda. Estos restauran el material plástico que les llega con Rattan, creando unos diseños originales resultado de la fusión del plástico preexistente y otros materiales naturales. Es importante mencionar que este proceso es fair trade, en el cual los artesanos reciben un pago justo, regulado internacionalmente, por la fabricación de estas  papeleras.