Un “banco malo” que destruye edificios vacíos para ahorrar costes y empezar de nuevo. ¿Ciencia ficción? No, NAMA, un “banco malo” irlandés que está limpiando  “el legado de su burbuja inmobiliaria de una manera drástica: con bulldozers”.

Adjunto un artículo de Hoy Digital al respecto. Para mí, una buena noticia. Triste pero esperanzadora. “Borrón y cuenta nueva. Pero borrón”. No sé si seremos capaces de hacer algo así aquí. Sinceramente, lo veo difícil. Pero no puedo dejar de ver un rayo de luz al final del túnel. Una “pizca” de sentido común. Quizás seamos capaces de hacer lo mismo. Quizás no. Pero sepamos que otros lo están haciendo. Otros que como nosotros están sufriendo las consecuencias de su burbuja inmobiliaria.